La agroecología, un movimiento que gana popularidad

Este término hace referencia a la nueva cultura de quienes trabajan el campo, brindando una nueva oportunidad dentro de la crisis socio-ambiental que se presenta en la agricultura moderna. Al referirnos al binomio agroecología y turismo estamos hablando de todas las actividades turísticas que se pueden generar sobre la potenciación y el mantenimiento de la agricultura ecológica, siendo esto uno de los dilemas que se presentan en el turismo rural. La sociedad actual está enfocada en la búsqueda de actividades sanas y amigables con el planeta.

Actualmente se cuenta con numerosos movimientos que buscan combinar la ecología con el resto de las actividades cotidianas, evitando el impacto de sus operaciones con productos y servicios que ayudan a mantener el cuidado ambiental. Can riera creció como parte de un requerimiento de las personas que desean adquirir productos de calidad, por un precio competitivo y que elimine o reduzca las actividades productivas de las grandes cadenas de venta de comida. La agroecología es la nueva herramienta creada para desarrollar el turismo rural de calidad, que se encuentra ligado a la cultura de la zona.

El turismo rural ha aumentado su popularidad e importancia gracias a todos los valores que apoya, permitiendo a los visitantes tener una experiencia diferente y única, sin afectar los ecosistemas del planeta. Con estas actividades se pueden desarrollar productos y recursos agroalimentarios de la mejor calidad, que se diferencian del mercado multinacional y permiten potencial las denominaciones de origen, ayudando a crecer el ámbito de producción local. También ayuda a mantener los paisajes y la biodiversidad territorial, especialmente los atributos naturales que mantienen el desarrollo del ecoturismo rural en auge.

Nos da una nueva perspectiva en cuanto a la interpretación ambiental que se tenía, así como también nos ayuda a aprender y educarnos sobre la naturaleza, la cultura y demás actividades locales que mantienen los destinos como potencias ambientales, inculcando la preservación y respeto de los espacios.

Las bases del agroturismo combina la conservación agroambiental junto a la economía local como potencial para la exposición y crecimiento del área. Esto se ha considerado una herramienta vital para el desarrollo rural, generando rentas agrarias y facilitando diferentes sistemas agroecológicos que permiten la diversificación de la economía, mejorando positivamente a quienes participan en las diferentes actividades.

Mediante diferentes experiencias se muestran todos los beneficios que tiene la integración de estas actividades, inspirando la conservación del medioambiente y los paisajes, al mismo tiempo que se impulsa la economía local lo que puede llevar en un futuro cercano a la sostenibilidad de territorios rurales que antes no eran considerados como destinos turísticos.

Un buen ejemplo de las oportunidades que se presentan en este tipo de turismo es la gastronomía, donde se utilizan en su mayoría productos locales, promoviendo y mejorando la biodiversidad agroambiental, ofreciendo una alimentación sana y deliciosa, experiencia que los turistas aprecian y en la actualidad buscan. Ya no se trata solo de un destino turístico, ahora es una experiencia general la que buscan tener al planificar sus vacaciones.