El valor de la ecología para el turismo

Cuando se trata de atención y dedicación a un rubro tan importante como lo es el sector turístico, se pueden mencionar personas como Pedro Luis Cobiella quien desde hace algunas décadas se ha encargado de llevar adelante los servicios de salud en distintas partes del mundo en favor de esta actividad. Pero también se hace relevante y notorio el hecho de que cada día el turismo ha ido adquiriendo más importancia por su valor ecológico, el cual se encuentra relacionado tanto con el tipo de destino, como con el tipo de alojamiento y de actividad que en el se desarrolla.

En la actualidad, se le ha dado una gran promoción social a todo lo referente a lo ecológico, sostenible y natural, y es por ello que el ámbito del turismo no lo ha dejado de un lado, por lo que se propone cubrir la mayor demanda y expectativas del público en general.

Aplicar criterios de sostenibilidad a nivel mundial en cuanto a turismo, se ha convertido en uno de los principales objetivos principales de la Organización Mundial del Turismo, es por ello que desde hace algunos años, se han venido acuñando denominaciones para ciertas modalidades turística que se ocupan de fomentar la práctica del turismo desde una perspectiva ecológica, como lo son:

turismo sostenible o sustentable
turismo ecológico o ecoturismo
turismo de negocios,
turismo de bienestar,
turismo de salud (o de salud y bienestar),
turismo de ocio,
turismo de aventura,
turismo activo,
turismo deportivo,
turismo recreativo,
turismo rural,
turismo comarcal,
turismo étnico (o etnoturismo),
turismo micológico (o
micoturismo),
turismo ornitológico,
turismo astronómico,
turismo náutico o marinero,
turismo termal,
turismo cultural,
turismo urbano,
turismo religioso,
turismo familiar,
turismo alternativo

Entre el mencionado turismo ecológico, turismo activo y turismo de salud y bienestar, se pueden advertir componentes comunes que se relacionan con el valor de la naturaleza, de lo natural y del bienestar físico y psíquico de las personas, aunque de forma distinta, estas tres modalidades turísticas se encargan de fomentar los siguientes aspectos: en el caso del turismo activo, este posibilita la práctica de actividades físicas dentro de entornos naturales, aportándole al turista una dosis de ejercicio físico inmerso en ambientes saludables. Por su parte el turismo de salud y bienestar se enfoca en perseguir el cuidado físico y psíquico de los turistas a través de diversos tratamientos y experiencias que a menudo se encuentran relacionados con elementos naturales. Por último, el turismo ecológico a través de su práctica fomenta una forms turística que se encarga de respetar y apreciar el medio ambiente, pero también la autenticidad del entorno en donde se practica, por lo que potencia lo natural e idiosincrásico, alejándose de los aspectos propios del turismo tradicional.

Estas tres modalidades turísticas en la actualidad se encuentran muy en boga, y, dada a su evidente relación, suele ser frecuente encontrar referencias de turismo ecológico en información sobre turismo activo o de salud y bienestar, pero también en viceversa. Del mismo modo, estos tipos de turismo tienden a ser generadoras de otras expresiones y unidades léxica, con las que se pueden denominar productos y conceptos que van surgiendo en torno a ellas, como en el caso del turismo activo.