¿Cómo hidratarnos correctamente en los viajes, mientras protegemos el medio ambiente?

Viajar puede ser una de las mejores experiencias que alguien puede vivir. Durante un viaje es importante hidratarse bien, para ahorrar dinero y lo mejor que se puede hacer es instalar en casa un buen sistema de ósmosis de los que Starholding expendedoras para ti. Si nos remitimos a los hechos, las opiniones de Starholding, son simplemente positivas, ya que muchos han comprobado lo beneficioso que es tener dichos productos en su hogar. El agua que nos proporcionan suele ser más pura que la que se vende embotellada y de hecho, tiene un alto impacto en el medio ambiente. Así que, si quieres ayudar a conservar de mejor manera al mundo, evita su consumo e invierte en este sistema.

Llevar agua desde casa empleando recipientes reusables, puede ser de gran ayuda. Según la Agencia Europea de Salud Alimentaria EFSA, es importante que se consuman unos 2,5 litros de agua al día, y más cuando se está viajando, pues los cambios bruscos de temperatura pueden ser un dolor de cabeza.

Cuando viajamos es importante que el agua viaje con nosotros, lo que conlleva a varios puntos importantes a favor, el primero es que nos mantenernos hidratados durante todo el camino. Segundo, para evitar problemas intestinales por el agua de otras partes y esto porque algunas personas pueden llegar a tener graves problemas de este tipo.

Los destinos exóticos pueden llegar a ser perjudiciales para la salud ya que algunas personas podrían verse seriamente afectadas. De hecho, se sugiere que en países que se consideran exóticos, no se beba agua del grifo, bebidas con hielo o ensaladas crudas. Si se viaja con niños y ancianos, la hidratación debe mantenerse siempre activa, ya que esta es una población extremadamente vulnerable.

Si se viaja en verano, los métodos de hidratación deben ser doblemente aplicados, pues en esta época el calor hace que sudemos más, por lo que nos deshidratamos de forma rápida y fácil. En el caso de los españoles, que cuando se encuentran en invierno viajan a países tropicales, puede representar un terrible peligro.

Beber agua es de suma importancia, y eso lo recalcan una otras vez los nutricionistas en todo el mundo. “La cantidad de agua en el cuerpo humano es de un 60%, por lo que hay que reponerla regularmente y siempre tratar de que el agua que se consume cumpla con medidas sanitarias establecidas. Beber agua de grifo no es una opción, pues puede desencadenar enfermedades gastrointestinales como la diarrea del viajero, por lo que algo tan simple como un vaso de agua, podría arruinarte todo el viaje.

Lo más recomendable es tomar agua envasada, sobre todo en destinos exóticos, y lo más importante: no consumir hielo, procurar lavarse muy bien las manos, las frutas y cualquier tipo de alimento que se piense consumir. En los servicios de comida siempre se debe evitar el consumo de verduras que estén crudas.

Beber agua cada cierto tiempo es la clave para tener una vida saludable. La deshidratación es un problema bastante grande, la pérdida de agua puede ser fatal, puede generar pérdida de reflejos, concentración y lentitud.

Si observas algún signo importante ya sea mareos, vómitos, sensación de desmayo es importante buscar ayuda.

¿Cuánto debemos beber?

EFSA recomienda que durante un viaje se beban de 2 a 2,5 litros de agua al día y en mujeres que se encuentran dando lecho es importante que se consuman 2,6 litros . Se deben consumir unos 500 ml, de agua, por temperaturas superiores a 38 grados.

En cada parte del viaje se debe tener siempre a la mano una botella de agua, esto siempre te mantendrá atento a beber agua, además que te garantiza una hidratación segura durante todo el viaje.

Se debe beber agua siempre, no importa si se tiene sed o no. Cuando no se bebe agua, se crea un proceso neurológico muy subjetivo que puede terminar en una descompensación. El agua debe consumirse de forma fresca, ni demasiado caliente, ni muy fría puede se ha demostrado que esto tiene un fuerte impacto al momento de beber agua.