Cómo cultivar frutas y verduras orgánicas

Cultivar sus propias frutas y verduras orgánicamente le da la tranquilidad de saber exactamente lo que se ha invertido en la producción de sus alimentos, incluso alimentos con potasio. Sin productos químicos artificiales, fertilizantes y desagradables. También da como resultado las frutas y verduras más frescas y sabrosas posibles.

Esto no significa que su jardín se defienda solo; necesita saber cómo puede fortalecer la salud de sus plantas y aprender a usar formas alternativas de evitar las plagas.

Con estos principios en mente, puede aprender cómo cultivar un huerto orgánicamente: un buen sitio, suelo saludable, biodiversidad, recursos sostenibles y evitación de productos químicos.

Elija el espacio para su parcela veg orgánica

La mayoría de las frutas y verduras necesitan mucha luz y calor para la fotosíntesis. Sin embargo, si solo tiene parte del sol, todavía hay buenas opciones de lo que puede cultivar, como lechuga, verduras y algunas hierbas.

Consejos:

  • Idealmente, necesita un sitio nivelado y con buen drenaje para su huerto, protegido del viento por setos, cortavientos o paredes;
  • Considere los aspectos prácticos del acceso al agua, herramientas, compost, mantenimiento y cosecha;
  • Si es fácil salir regularmente y controlar los cultivos, o cosechar rápidamente algo para agregar a sus comidas, será una adición práctica y útil para su jardín;
  • Sea realista sobre cuánto puede manejar y la cantidad de productos que comerá;
  • Es mejor comenzar con poco para no desanimarse y rendirse;
  • Puede cultivar muchos alimentos en una cama elevada pequeña o en macetas.

Crea el suelo perfecto para el jardín vegetal

Un buen suelo, rico en nutrientes y textura y lleno de vida, es vital, especialmente con la jardinería orgánica. Un suelo sano y fértil con una buena estructura permite que las plantas absorban agua y nutrientes, y fomenta un fuerte crecimiento.

Alimente el suelo con compost casero, estiércol podrido o moho de hojas. Estos materiales voluminosos liberan nutrientes lentamente, mejoran las condiciones del suelo y estimulan los microorganismos esenciales.

Consejos:

El cultivo de abonos verdes (plantas que benefician el suelo), como Phacelia tanacetifolia, que también atrae insectos polinizadores, es otra técnica orgánica para mejorar el suelo;

  • Los alimentos líquidos naturales pueden ayudar a sus plantas en momentos de estrés;
  • Los hongos micorrícicos mejoran la absorción de la nutrición de la raíz;
  • Los gusanos airean el suelo y mejoran el drenaje.
  • El método «No cavar» utiliza mantillos gruesos para suprimir las malas hierbas.

Seleccione los cultivos orgánicos para crecer

Las plantas cultivadas convencionalmente a menudo ya están cargadas de pesticidas y fertilizantes químicos, o pueden modificarse genéticamente, exactamente el tipo de cosas que está tratando de evitar.

Como con toda la jardinería, use las plantas correctas en el lugar correcto. Seleccione plantas fuertes y saludables que se adapten a sus condiciones, y busque variedades naturalmente resistentes a las enfermedades. Vale la pena investigar un poco para que comprenda claramente el tipo de cuidado que necesita cada cultivo.

Cuidado de tus plantas orgánicas

Ahora que ha ubicado su jardín, enriquecido el suelo y seleccionado sus cultivos, es hora de comenzar a plantar y cuidar su jardín. Presta atención a lo que necesitan tus plantas, incluyendo regar las raíces, no el follaje. Inspeccione regularmente las plantas y manténgase alerta para detectar problemas de plagas y enfermedades de inmediato.

La esencia del cultivo orgánico es mantener su área de cultivo con buena salud, en lugar de solo libre de plagas y enfermedades. Un sistema de crecimiento diverso y vigoroso, una buena higiene y una observación atenta ayudan a prevenir problemas.